Blog

Blog dirigido a las personas que desean disfrutar de una vida feliz. Me gustaría escucharte y ayudarte a solucionar tu malestar.

“Y llegó el día en que el riesgo que representaba permanecer encerrada en el capullo era más doloroso que el riesgo de florecer”. Anais Nin

Las ideas preconcebidas, heredadas de nuestro entorno familiar y reforzadas por nuestras creencias, limitan nuestra vida.

Durante la primera infancia tanto el niño como la niña experimentan un sentimiento de total identificación amorosa hacia la persona que ejerce la función materna.

Betty Garma, psicoanalista argentina, nos muestra su manera de trabajar con un niño en su consulta y vemos paso a paso cómo la terapia le ayudó a superar sus temores, permitiéndole comenzar a disfrutar una primera infancia que le había sido negada hasta ese momento y, abriendo la posibilidad de seguir un desarrollo normal en su vida.

En la presentación podemos ver una anécdota muy interesante vivida por Ernest Rutherford, conocido también como Lord Rutherford,  Premio Nobel de Química en 1908 por clasificar las partículas radiactivas en Alfa (α), Beta (β) y Gamma ([ɣ) y descubrir que la radiactividad va acompañada de una desintegración de los elementos. 

El amor no tiene género ni etiquetas. No entiende de religiones o discapacidades. El amor bien entendido es universal.

Recordemos a John Lennon para combatir los momentos de desánimo. 

Sorprendentemente, o intencionadamente, publica el diario EL PAÍS, en abril de este año 2017, en la sección Economía y Negocios una noticia que tiene mucha relación con la CONCILIACIÓN FAMILIAR: