Blog

Blog dirigido a las personas que desean disfrutar de una vida feliz. Me gustaría escucharte y ayudarte a solucionar tu malestar.

El hecho de que la vida humana no se extinga va a depender, en gran medida, del deseo de la pareja de contribuir con nuevos hijos a este mundo. ¿Cómo será esta continuidad? Dependerá mucho de cuáles hayan sido nuestras primeras experiencias infantiles. Sobre todo en nuestros tres primeros años de vida. Cuanto más positivas hayan sido estas vivencias más garantías tendrá el ser humando de lograr un desarrollo sano y feliz, lleno de posibilidades y sin miedo a enfrentarse al incierto futuro.

Que esto sea así depende, en gran medida de los adultos que educan y crían a estos niños. Es imprescindible para poder aprender e ir madurando cada uno a nuestro ritmo, crecer sanos y felices sintiéndonos amados y escuchados. En esta difícil tarea los cuentos infantiles son un instrumento de gran ayuda.  Casi todos los cuentos son beneficiosos pero destacan “los cuentos de hadas”. Algunos padres consideran que son perjudiciales para sus hijos. Pero nada hay más lejos de la realidad. No hay problema en ilusionarse con príncipes, hadas, brujas porque son personajes que un niño puede entender muy bien. Los cuentos de hadas desarrollan nuestra imaginación, nuestra fantasía, nos proporcionan ratos divertidos y abren muchos interrogantes. Todo esto es muy positivo.

El cerebro de un niño es muy diferente al de un adulto. Va evolucionando poco a poco y en esta evolución los cuentos de hadas les ofrecen soluciones a sus problemas. Proporcionan esperanza de vida. Los niños creen que sus fantasías pueden convertirse en realidad. Cuando se les regaña o se les imponen límites que no aceptan de buen grado, imaginan cosas desagradables sobre sus padres o adultos que les cuidan, también sienten muchas veces odio y agresividad hacia el padre del mismo sexo, lo que es totalmente normal, pero ellos lo viven con mucha angustia.  Se sienten como monstruos, culpables. El sentimiento de soledad que sufren puede ser abrumador y conducirles a producir un síntoma, a enfermar. A través de las historias que se expresan en los cuentos, los pequeños pueden identificarse con sus personajes y lo que es más importante, encontrar fórmulas y respuestas para resolver sus problemas y preocupaciones.

Es siempre preferible contar un cuento a leerlo. Incluso es mejor si el propio niño quiere y participa con el adulto en crear su propio cuento. Estos momentos que les dediquemos son muy beneficioso, ellos entienden así que les queremos que les necesitamos. Fortalecemos así su autoestima y les hacemos sentirse seguros. Muchas veces piden que se les repita el mismo cuento una y otra vez. Es importante tener paciencia y acceder a su petición. Si lo piden así es porque están elaborando un problema que, a través del cuento podrán resolver.

Hay que tener en cuenta también que no es lo mismo escuchar un cuento relatado por una persona que dejarles ver en soledad una película sobre dicho cuento. Por ejemplo, muchas películas de Walt Disney están basadas en los cuentos de hadas pero sus historias han sido desvirtuadas para hacer un producto más exitoso y comercial. Incluyen aspectos racistas y sexistas en muchas ocasiones. Es importante tenerlo en cuenta. No se trata de prohibir al niño/a visionar la película sino verla con ellos y explicarles después aquellas cosas que no están correctamente relatadas.

Los problemas que surgen en la adolescencia se originan en nuestros primeros años de vida. También los cuentos de hadas ayudan a los niños a entender el gran misterio que supone para ellos la sexualidad propia y de los padres. Cuando vemos la representación de “La Bella y la Bestia” podemos observar varias historias que van evolucionando hacia un final feliz.

En la figura de Bella se fomenta el gusto hacia la lectura, aprender sobre diferentes temas, es un apoyo a la cultura. Habla también de la buena forma de resolver el conflicto edípico. Representa a una buena hija que ama a su padre pero se siente atraída por otro ser, que parece ser “una bestia”. Esto representa la idea de muchas mujeres que asocian la sexualidad con hombres que se comportan como bestias. A través de la historia se va viendo cómo detrás de esta primera pantalla hay una persona con sentimientos. Él va cambiando gracias al amor y respeto que Bella le da. Ella va aceptando la sexualidad del otro. A la vez muestra un ejemplo de un buen padre, que ayuda a su hija y demuestra cómo son compatibles y pueden mantenerse el cariño del padre y el amor de un hombre.

Los niños son el futuro de nuestra humanidad.